abogados inmobiliarios

¿Qué hacen los abogados inmobiliarios?

Los abogados inmobiliarios tienen formación y experiencia en los aspectos legales de las transacciones inmobiliarias. A veces se le contrata al principio de la transacción, asesorando y guiando el proceso desde el principio. Otras veces, los abogados inmobiliarios sólo son contratados para actuar como litigantes si surge una disputa en el proceso de una transacción. Hay dos subconjuntos del derecho inmobiliario: el comercial y el residencial. Los abogados inmobiliarios comerciales trabajan con empresas para comprar, vender, arrendar y desarrollar propiedades. Los abogados residenciales pueden preparar y gestionar la hipoteca, el título y los documentos de cierre asociados a la compra de una vivienda.

Cuándo contratar a un abogado inmobiliario

Determinar si necesita contratar a un abogado inmobiliario depende de algunos factores. Si no lo exige la ley, decidir si contratar a un abogado depende de la complejidad de su situación. Si está firmando un simple contrato de alquiler mensual o está comprando una propiedad residencial sin complicaciones, probablemente no necesite la ayuda de un abogado inmobiliario.

Cuando decida si va a contratar a un abogado inmobiliario, investigue por su cuenta. No deje la decisión en manos de un agente inmobiliario, que tendrá en cuenta sus propios intereses. Los agentes inmobiliarios trabajan a comisión y, aunque sean honestos, probablemente no quieran que otras partes se vean involucradas en el proceso de compra. Si usted se ve envuelto en las circunstancias enumeradas a continuación, se recomienda contratar a un abogado inmobiliario.

Transacción inmobiliaria comercial

Las transacciones inmobiliarias comerciales son complicadas, costosas e implican una gran cantidad de riesgos. La mayoría de las personas no participan en transacciones inmobiliarias comerciales de forma habitual, por lo que contratar a alguien experto en derecho inmobiliario puede ayudarle a evitar costosos errores. Al comprar una propiedad comercial, hay muchos factores a considerar que no están presentes durante las transacciones residenciales. Los abogados inmobiliarios comerciales estarán presentes para asesorarle sobre cuestiones medioambientales, de zonificación, gravámenes, servidumbres, exactitud de la descripción legal, condiciones estructurales y cualquier alquiler derivado de la propiedad.

Los abogados inmobiliarios no trabajan a comisión, como los agentes inmobiliarios. Esto significa que un abogado no tendrá ningún interés en impulsar una propiedad comercial que puede no ser en su mejor interés. El abogado trabajará en todos los aspectos legales de la transacción para asegurarse de que la propiedad está representada con exactitud y es lo mejor para usted. Si surgen discrepancias durante el proceso, el abogado tendrá mucha más persuasión legal con la parte vendedora que un agente inmobiliario. Si está involucrado en cualquier compra o venta comercial, en portales como https://www.abogado.org/inmobiliario/ puede contactar siempre con un abogado inmobiliario profesional. La inversión y la compra son demasiado importantes para dejarlas en manos de agentes no formados en derecho inmobiliario.

Litigios o disputas que surgen de una transacción inmobiliaria

La compra de una propiedad residencial puede no requerir el uso de un abogado inmobiliario al principio de la transacción, pero puede ser necesario si surgen litigios o disputas durante el proceso. A veces, puede haber disputas con las partes compradora y vendedora en relación con los términos o las negociaciones. La propiedad, la servidumbre o la tergiversación en los documentos pueden requerir los servicios de un abogado inmobiliario. El abogado puede revisar, negociar o redactar enmiendas para asegurar que sus derechos se mantengan y que la compra sea justa. Una vez más, es importante tener en cuenta que los agentes inmobiliarios trabajan en su propio interés y pueden no asegurar que el proceso sea justo para todos los involucrados.

Acuerdos inmobiliarios complejos

Algunas transacciones inmobiliarias son complejas y pueden beneficiarse de la negociación, gestión y revisión de un abogado. Cuando se compran propiedades, pueden surgir complicaciones que dejan al comprador inseguro sobre qué hacer a continuación. Si la compra de un inmueble no es sencilla, contrate a un abogado para que le oriente. Las transacciones que incluyen problemas con los títulos, la divulgación, los derechos minerales o de superficie, y las preocupaciones fiscales pueden llevar a la necesidad de un abogado de bienes raíces. Si alguna vez se produce una discrepancia durante la transacción, puede que le convenga contratar ayuda. Las transacciones inmobiliarias son costosas, y si se manejan mal, pueden resultar en décadas de problemas para el comprador.

La decisión de contratar a un abogado inmobiliario

En las transacciones inmobiliarias comerciales, contrate siempre a un abogado para que le oriente. Las transacciones comerciales son demasiado importantes y costosas para ser manejadas sólo por un agente inmobiliario. En los casos de transacciones residenciales, un comprador o vendedor siempre tiene la opción de contratar representación legal. Si nunca ha comprado una casa, o se siente incómodo con el proceso, puede ser mejor contratar a un abogado para que le ayude. También hay ocasiones en las que una transacción inmobiliaria residencial comienza fácilmente, pero surgen disputas durante el proceso. Nunca se conforme con menos de lo que desea durante las transacciones inmobiliarias. El proceso debe ser justo y equitativo tanto para el vendedor como para el comprador. No dude en ponerse en contacto con un abogado inmobiliario antes, durante o después del proceso de transacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba